SI NO SABES AMAR, TU VIDA PASARÁ COMO UN DESTELLO

domingo, 30 de agosto de 2009

DIARIO DE VIAJE: CHINA-TÍBET-NEPAL (XIII)

PATAN

25-05-09
Tan solo el río Bagmati separa Katmandú de Patán, la segunda ciudad mas grande de las tres del valle. También conocida como Lalitpur (ciudad de la belleza) o como Yala, en newar. Hay que comentar que los newar eran un grupo étnico de los tantos que se asentaron en este territorio y alcanzaron el poder, la estructura de pueblos y ciudades del valle de Katmandú, los templos y palacios así como las plazas, los patios y los callejones, que los interconectan son obra de ellos, así como la costumbre de puertas y ventanas ricamente talladas en madera que ha perdurado hasta nuestros días. Antiguamente la aldea o la ciudad newar surgió en torno a un chowk (patio o plaza), centro de la vida de la aldea, así como de los hitis (tanques de agua) de uso comunitario. Los ricos comerciantes newar serían los primeros en sufragar la construcción de templos y estructuras comunes que explican la cantidad de construcciones que se reparten por las ciudades del valle dedicadas a alguna de sus numerosas deidades. En Patan, podemos encontrar más de 700.
La plaza Durbar de Patan es, de las tres grandes ciudades del valle, la que presenta mayor número de concentración arquitectónica por metro cuadrado.
Esta ciudad, de larga historia budista, tiene en cada una de sus cuatro esquinas, una estupa que marca los límites de la antigua Patan. Se cree que fueron construidas en torno al 250 a. c por el emperador budista Ashoka. Gobernada siempre por nobles newar del lugar, en 1597 fue conquistada por el Rey Shiva Malla que la unificó temporalmente a Katmandú. Sería bajo la dinastía Malla (siglos XVI al XVIII ) cuando Patan viviría su época de mayor esplendor y la que se construirían la mayor parte de las edificaciones que actualmente podemos apreciar.












































































































































































































































































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada