SI NO SABES AMAR, TU VIDA PASARÁ COMO UN DESTELLO

viernes, 3 de abril de 2009

VIAJE A MUNICH (08 al 13 de Marzo de 2007) Diario: Parte 3
















...continuación día 10-03-07




Tras visitar el pueblito nuestro autobús continua viaje hasta nuestra siguiente parada: el Castillo de Neuschwanstein. Sí, ese que parece sacado de un cuento de hadas, y es que a todos nos resulta demasiado familiar, lo cual tiene una explicación y es que Disney lo utilizo como inspiración para su Bella Durmiente y luego quedó como su símbolo.

Los autobuses no pueden subir al castillo, así que en una explanada nos dejan, nos dan un par de horas de tiempo para nuestra visita no sin antes aconsejarnos un "magnifico" restaurante para comer. Ismael y yo, como siempre en nuestros viajes, traemos la comida en la mochila para montar nuestro restaurante en el lugar que nos resulte mas encantador...hoy con la nieve que no deja de caer puede ser un poco difícil, pero es lo que hay.

Antes de comenzar a ascender hacia el castillo que está colgado en la cima de una montaña, sobre un precipicio, dejamos a mano derecha el castillo Hohenschwangau, donde Luis II pasó gran parte de su infancia...debido al poco tiempo que tenemos no podemos verlo todo, asi que renunciamos a visitarlo. Es lo que tienen estas excursiones que odiamos, que a los que las organizan solo les mueven intereses económicos...tantas prisas...decidimos que nada de propinas (tampoco somos de darlas, pa que engañar). Solo hay dos formas de llegar a las puertas de Neuschwanstein, o a pie o en carro de caballos...nosotros optamos, a pesar de la nieve, por el primero, aunque nos aprovechamos un poco del segundo y en la caseta en la que la gente espera a los carros de caballos que suben tomamos nuestra rica comida: un bocadillo, eso si de pan y embutidos comprados en supermercados de Munich. Pese al frío las vistas del castillo y de los árboles nevados son espectaculares.

Neuschwanstein fue el proyecto mas ambicioso de Ludvig, inspirado en los cuentos de caballerías y en las sagas de la tradición Alemana reflejadas por Wagner en sus operas (Tristan e Isolda, Lohengrin o Tannhäuser) a través de la imaginación de Ludvig se hace realidad el mas hermoso castillo que he visitado nunca: no solo es la sensación de estar dentro de algo irreal, la riqueza y los ornamentos de sus estancias, es todo, el conjunto de torreones, de habitaciones...y el paraje en el que se encuentra: aislado en la cima de una montaña, rodeado de bosques, colgando en un precipicio y allá abajo, un lago. Un sueño hecho realidad. Todo el mundo merece visitar alguna vez en la vida este lugar...después ya nada es igual.

Fue en este Castillo en el que Ludvig pasó mucho tiempo, aislado de sus obligaciones dicen unos, pero también supervisando personalmente las obras. Aquí le fue comunicada la noticia de que entre sus ministros y algunos familiares habían tramado una conspiración contra él declarándolo "loco" y por tanto considerandolo no apto para gobernar. Aquí fue donde al legítimo rey de Baviera...no loco pero si incomprendido y quizás superado por los tiempos que le había tocado vivir, le fue arrebatada su corona.

A las 6 aprox. estábamos de regreso en Munich. Pasamos por el piso, nos duchamos y fuimos a la Augustiner-Keller, una de las Bieregärten mas antiguas (la que mas) de Munich. Allí tomamos cerveza (cómo no), luego yo me pedí para cenar, un plato típico e Ismael un plato de pasta (por lo que fue criticado por nuestros desconocidos compañeros de mesa que no aprobaron su elección).

Luego una pequeña visita al Barrio gay, hicimos un par de cervecitas en un pub de ambiente y pa casita en taxi, que pagaba Ismael que está de lo más esplendido...mi ardillita!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada